En Blog

En publicaciones anteriores de este blog presentamos algunas de las condiciones médicas en las que debido a una deficiencia en los niveles de oxigenación en el organismo, es necesario el uso de un generador de oxígeno y tratamientos especiales para evitar daños tisulares y cerebrales a consecuencia de insuficiencias respiratorias y circulatorias. En esta ocasión nos enfocaremos a hablar de la atelectasia, una consecuencia de distintos trastornos pulmonares y extrapulmonares.

La atelectasia se asocia con el colapso del tejido pulmonar acompañado de pérdida de volumen de uno o ambos pulmones, imposibilitando el intercambio gaseoso, por lo que requiere un tratamiento inmediato, ya sea utilizando fármacos especiales o técnicas de oxigenoterapia para evitar hipoxia.

Para comenzar, es importante aclarar que la atelectasia no es una enfermedad como tal, ni es considerada un padecimiento clínico, sino una manifestación de una patología subyacente. Las causas que la originan son diversas, pero independientemente de estas, se caracterizan por el colapso pulmonar acompañado de una absorción del aire contenido en los alvéolos pulmonares, lo que da como resultado una pérdida de volumen en el o los pulmones afectados. Es por problemas respiratorios que se presenta un mayor riesgo de presentar atelectasias por un inadecuado funcionamiento de los mecanismos del cuerpo para contrarrestar el colapso de los alvéolos, como en la conservación de tensión superficial alveolar, la respiración continua que mantiene los alvéolos abiertos, la respiración profunda y la tos periódica con la que se despejan las vías respiratorias de secreciones. Cuando estos mecanismos no se encuentran presentes o tienen alguna anomalía, es posible que se presente la atelectasia, la que tiene como consecuencia una ventilación insuficiente con desequilibrios en la relación de ventilación y perfusión, hipoxia y neumonía.

Es por los riesgos de las atelectasias que se recomienda a todas aquella persona que padece alguna enfermedad que afecta el funcionamiento de su sistema respiratorio, que siga un tratamiento adecuado, ya sea mediante el uso de fármacos, regulación de actividades físicas y el uso de un generador de oxígeno como parte de las técnicas de oxigenoterapia según las indicaciones del especialista. En este punto conviene mencionar que, a pesar de que son las personas con padecimientos respiratorios quienes presentan mayores riesgos de sufrir un colapso pulmonar, también es posible que este se presente por otros motivos, por ejemplo cuando existe una obstrucción de las vías respiratorias por un tapón de mucosa o un cuerpo extraño, por supresión de la tos o la respiración por anestesia general, por adoptar la posición de decúbito supino, en especial cuando se padece de obesidad y cuando hay compresión en el área. Es por ello que las personas que se someten a cirugías abdominales y torácicas presentan riesgos de sufrir un colapso ya que implican el uso de anestesia general, y cuando se emplean opioides por una sedación excesiva también es probable que se presente una atelectasia.

La atelectasia no se acompaña de síntomas, salvo en los casos en que deriva en el desarrollo de hipoxemia o neumonía, y en todo caso los síntomas de estas últimas dependen de la agudeza y gravedad de la atelectasia. Cuando la atelectasia es rápida, los síntomas más comunes son la insuficiencia respiratoria y la disnea, mientras que si se trata de atelectasia de desarrollo lento es probable que haya ausencia de síntomas o que sean más leves. En casos de neumonía, la disnea, la tos y el dolor son los síntomas más comunes. En lo referente a los signos, su manifestación depende del área afectada por la atelectasia, si es grande se pueden detectar disminuciones en la excursión torácica, sonidos respiratorios y matidez a la percusión. Es por la ausencia de síntomas que puede ser complicado diagnosticar esta condición, sin embargo, cuando se identifican factores de riesgo y existen síntomas respiratorios inexplicables los especialistas sospecharán de atelectasia. Para confirmar el diagnóstico se realiza una radiografía de tórax a través de la cual se puede identificar pérdida de volumen pulmonar, y en algunos casos, si se considera que es probable la existencia de otro trastorno, se solicitan pruebas complementarias como una tomografía computarizada de tórax o una broncoscopia.

Para el tratamiento de atelectasias se emplean diferentes técnicas. En primer lugar se busca la respiración profunda y la maximización de la tos, y si se sospecha que está siendo generada por obstrucción, se indica una broncoscopia. Otras medidas para tratar la atelectasia es la fisioterapia respiratoria para mantener la ventilación y para eliminar las secreciones que ocasionen obstrucción, así como la tos dirigida, los ejercicios de respiración profunda, las técnicas de expansión de pulmón, el uso de generadores de oxígeno y la presión positiva en la vía aérea, en pacientes que no están entubados puede ayudar a mejorar su estado. Para el tratamiento en caso de que el colapso se haya producido por sedación excesiva, es necesario tener en consideración que el dolor puede afectar la respiración profunda así como la tos, por lo que se tienen que utilizar fármacos para el alivio del dolor y así poder dirigir la tos y aplicar las técnicas de respiración profunda.

Para finalizar, es importante que mencionemos que existen algunas medidas de prevención que permiten reducir los riesgos de una atelectasia, en especial de aquellas que se presentan como consecuencia de una cirugía. En el caso de las personas fumadoras, se recomienda que antes de una operación suspendan su consumo de tabaco de seis a ocho semanas previas; en quienes presentan trastornos pulmonares crónicos antes de una operación se deberá optimizar el tratamiento farmacológico. De igual manera, para quien esté programado para una cirugía abdominal o torácica superior, realizar entrenamientos musculares inspiratorios permitirá reducir los riesgos de una atelectasia, y después de la cirugía las técnicas de expansión pulmonar también son de gran utilidad como medida de prevención.

Estas son sólo algunas de las características y causas de atelectasias y sus posibles tratamientos. Para conocer más sobre el tema les recomendamos ponerse en contacto con su médico quien indicará las pautas a seguir para prevenir y tratar los colapsos pulmonares. Les recordamos que un excelente aliado en el tratamiento de diversos padecimientos respiratorios es el generador de oxígeno y en Inogen contamos con equipos de la más alta calidad, para conocer los generadores que ponemos a su alcance no duden en contactarnos, para nosotros será un placer atenderlos.

Publicaciones recientes

Deja un comentario

0
WhatsApp