En Blog

Como ya lo mencionamos en publicaciones anteriores en nuestro blog, la oxigenoterapia es una herramienta empleada para suministrar aire con altas concentraciones de oxígeno a personas que por algunos padecimientos de salud o bajo ciertas situaciones especiales presentan deficiencias de oxígeno en la sangre, en las células y tejidos del cuerpo, ocasionando alteraciones en su funcionamiento normal. Para la administración de la terapia de oxígeno se emplean equipos concentradores o generadores de oxígeno y actualmente en el mercado los Inogen One son la mejor alternativa debido a su alta calidad y facilidad de uso.

Con la finalidad de ofrecerles información de utilidad para la aplicación de oxigenoterapia en esta ocasión hablaremos de los diferentes sistemas de administración de oxígeno empleados en situaciones de hipoxia aguda para reducir los riesgos que una mala oxigenación en el cuerpo humano.

Los equipos de concentración de oxígeno o generadores de oxígeno, como acabamos de mencionar, son los utilizados para brindar la cantidad necesaria de oxígeno a su organismos pare prevenir fallas a nivel celular a raíz de una deficiencia de oxígeno en la sangre. Esto se realiza mediante técnicas de oxigenoterapia que en la mayoría de los casos ofrece resultados satisfactorios, pero para funcione correctamente es necesario darle un buen uso a los equipos de generación o concentración de oxígeno. Estos equipos cuentan con un diseño especial, que permite modificar las concentraciones de oxígeno en el aire, incrementándolo a un valor superior a los 60 mmHg, que corresponde a una óptima saturación de oxígeno en la sangre. Por esta razón se emplean en aquellas situaciones en las que las personas atraviesan por episodios de hipoxia aguda, que es de lo que hablaremos en esta ocasión, aunque también son de utilidad para el tratamiento de pacientes con hipoxia de tipo crónico.

Para comenzar, es conveniente identificar que las situaciones en las que se genera hipoxia aguda se clasifican en tres grupos: las que producen hipoxemia arterial, las de hipoxia tisular sin hipoxemia y aquellas en las que por los cambios en la concentración de oxígeno o incremento en la demanda del mismo se tiene que incrementar el aporte de este gas al cuerpo. De estas situaciones, las de hipoxemia arterial son las más frecuentes y se asocian con deficiencias ocasionadas por padecimientos como asma, neumonía, atelectasia, EPOC, tromboembolismo, neumonitis intersticial, fístulas arteriovenosas y mal de altura, para las que además del uso de oxigenoterapia se indican tratamientos especiales.

Por otro lado, los casos de hipoxia tisular sin hipoxemia se encuentran asociados con anemia, con estados hipermetabólicos, con hemoglobinopatías, con hipotensión y por intoxicación por cianuro. Mientras tanto, entre las situaciones especiales que producen deficiencia de oxígeno se encuentra la intoxicación por monóxido de carbono, los fallos cardiacos, los infartos agudos de miocardio y el shock hipovolémico, de los que hablaremos a mayor detalle en futuras publicaciones en este blog.

La aplicación de oxigenoterapia en situaciones de hipoxia aguda requiere el uso de equipos especiales que generen oxígeno, y estos se encuentran disponibles como equipos fijos para el uso en el hogar y como equipos portátiles que se pueden a llevar a cualquier lugar. En ambos casos, los equipos permiten las configuraciones necesarias para un adecuado suministro de oxígeno.

Para la aplicación de oxigenoterapia en situaciones de hipoxia aguda, como las que acabamos de mencionar, es necesario contar con una fuente de suministro de oxígeno y aunque se componen de diferentes elementos, es la fuente de generación de suministro la más importante. En estos equipos el oxígeno se almacena comprimido a alta presión y puede ser un cilindro a presión, como los que se utilizan en hospitales a los que se incorpora un manómetro para medir la presión del oxígeno al interior del cilindro, y un manorreductor, para controlar la presión de salida del oxígeno del cilindro, algo fundamental para una correcta administración del gas y evitar que se produzcan daños en el aparato respiratorio del paciente. Los equipos portátiles también incorporan estos elementos para controlar el flujo de salida de oxígeno, pero su funcionamiento está simplificado y gracias a las tecnologías que incorporan hoy en día ya no es necesario que cuenten con un cilindro de oxígeno, tienen la capacidad de incrementar la concentración del oxígeno en el aire, que absorben del ambiente mediante mecanismos que describiremos en futuras publicaciones en este blog.

Como ya mencionamos, la configuración de los equipos concentradores o generadores de oxígeno es de gran importancia, y en todo caso para su adecuado uso en situaciones de hipoxia aguda, es necesario tener en cuenta varios factores como la concentración del oxígeno administrado y el flujo de oxígeno, el que depende del volumen de aire que el paciente inhale en cada respiración y de su frecuencia respiratoria al momento de recibir la oxigenoterapia. El medio por el que se suministra el oxígeno también es de importancia, y para ello se pueden emplear mascarillas con reservorio, mascarillas simples, gafas nasales o cánulas, elementos que se clasifican dentro del grupo de sistemas de oxigenoterapia de bajo flujo. De igual manera se pueden emplear sistemas de alto flujo que funcionan bajo el principio de Venturi, en el que gracias a que se ofrece una concentración de oxígeno fija factores como el patrón de respiración no ocasiona variables en el suministro y son los más recomendados en personas con hipoxia aguda grave.

Los sistemas Inogen One permiten el suministro de oxígeno en las condiciones de hipoxia que hemos descrito y se caracterizan por su facilidad de uso y largo tiempo de vida siempre y cuando se operen de manera correcta y reciban un mantenimiento periódico. Como ya mencionamos, los equipos de concentración de oxígeno se encuentran disponibles como unidades estacionarias para uso en el hogar o portátiles para llevarlas a cualquier sitio y de esta manera contar con lo necesario en caso de que se presenten deficiencias respiratorias. La elección del equipo que resulte más eficiente y práctico depende de diferentes factores, como las situaciones en las que se planea utilizar y las necesidades de las personas que vayan a emplearlo, y en futuras ocasiones en este blog presentaremos una serie de recomendaciones para elegir el concentrador de oxígeno que se adapte mejor a diferentes necesidades.

Les recordamos que si buscan equipos de administración de oxígeno para situaciones de hipoxia los de Inogen One por su calidad son una excelente opción. Para solicitar información detallada acerca de los equipos disponibles los invitamos a ponerse en contacto con nosotros, con gusto los atenderemos

Publicaciones recientes

Deja un comentario

0
WhatsApp