En Blog

En publicaciones anteriores en el blog de Inogen One presentamos los usos principales de un generador de oxígeno, así como las características de algunos de los equipos que distribuimos. En esta ocasión hablaremos de los aspectos que se recomienda tener en cuenta al momento de elegir este tipo de equipos, y de los factores a evaluar el que se adapte de mejor manera a las necesidades del entorno en el que se va a utilizar y la clase de aplicación que recibirá.

Antes de comenzar, es importante mencionar que el uso de los concentradores o generadores de oxígeno y la eficiencia de su aplicación para las técnicas de oxigenoterapia, depende de la calidad de los equipos y de sus configuraciones. Es por esta razón que previo a la compra de cualquier tipo de equipo conviene hacer un análisis a profundidad de las necesidades de las personas que van a utilizarlo y de las características de las sesiones de terapia que se les ha indicado dentro de los programas que buscan ofrecerles una mejor calidad de vida y reducir los riesgos de salud ocasionados por una deficiencia en los niveles de oxígeno, ya sea por un padecimiento médico o por encontrarse en situaciones en las que las características del aire del ambiente no permiten una adecuada oxigenación de la sangre.

La recomendación general al adquirir un generador de oxígeno es buscar un equipo de buena calidad que cuente con las certificaciones y garantías que los reconozcan como seguros y eficientes, pero a pesar de que este criterio es de ayuda para reducir el número de posibilidades, hoy en día existen muchos modelos en el mercado, que reúnen estos requisitos, razón por la que conviene evaluar las opciones disponibles con mayor detenimiento.

El punto de partida para elegir un concentrador es la evaluación de las necesidades del entorno en que se vaya a utilizar, ya sea que se trate de un equipo para uso personal o para uso de una comunidad en unidades de salud u hospitales, se tienen que considerar las necesidades de suministro de oxígeno. Con esta información es posible determinar el número de equipos que se requiera y las especificaciones técnicas del equipo en lo referente a los niveles de concentración de oxígeno que puede alcanzar, pues las características de la oxigenoterapia aplicada varían según el tipo de hipoxemia a tratar y las razones por las que esta se presenta.

En este punto otro elemento a tener en cuenta es la vía de administración de oxígeno, pues si bien actualmente muchos equipos permiten la adaptación de distintos medios de administración de oxígeno, algunos cuentan con ciertas limitaciones, y en caso de que, por ejemplo, el equipo vaya a emplearse por niños o por personas que requieren una asistencia especial para la respiración, los equipos tendrían que poder adaptarse sin que ello implique un riesgo a la calidad o integridad del mismo equipo, y sin que se altere su correcto funcionamiento.

Al momento de comprar un concentrador de oxígeno, hacer un examen de las especificaciones técnicas del equipo es imprescindible, y a pesar de que estas tienen que responder a las necesidades identificadas, la información proporcionada por el fabricante en cuanto a estas especificaciones debe contener ciertos elementos; entre ellos se encuentra una descripción completa del modelo y de su desempeño general, sus requisitos de embalaje e instalación, los protocolos de inspección y mantenimiento del equipo y detalles acerca de las certificaciones y garantías con las que cuenta.

En el caso específico de compras para hospitales u otras unidades de salud, es necesario que se evalúen los requisitos y procedimientos de reglamentación vigentes en cuanto a las características que los concentradores de oxígeno deben cumplir y normas de registro, entre otros que sean aplicables. En este punto, es muy importante tener en consideración además de que los equipos tienen requisitos específicos para operar correctamente, y en algunos casos puede ser necesario que el usuario cuente con conocimientos especializados para configurarlos correctamente y reducir riesgos derivados de su uso o daños en el equipo. Por esta razón lo mejor para quienes buscan un generador de oxígeno para uso personal, ya sea para instalarlo en su propio hogar, o bien, para llevarlo consigo a cualquier lado, es optar por equipos diseñados específicamente para ello y no adquirir equipos fabricados para uso hospitalario, ya que son mucho más sencillos de usar y se requieren menos pasos para hacer las configuraciones correctas.

Independientemente del tipo de equipo que se desee adquirir, verificar que cuente con garantías antes de hacer la compra y que cumpla con las normas de seguridad correspondientes es fundamental. Por el tipo de uso para el que están creados estos equipos se recomienda que se adquieran siempre nuevos, y que se aseguren de que el fabricante ofrece una garantía que respalde la compra ante cualquier defecto que podría presentar el equipo en su funcionamiento. Conocer si además de la garantía por fallas existe algún tipo de servicio de post venta como soporte técnico, mantenimiento regular, entre otros, también es necesario, así como el tipo de servicios disponibles una vez finalizada la vigencia de la garantía. En cuanto a las normas de calidad, los equipos deben cumplir con ciertas especificaciones mínimas de seguridad y calidad ISO 8359 o ISO 80601-2, ISO 13485, que aplica a la fabricación de dispositivos médicos, aunque estas normas se actualizan constantemente, y es necesario consultarlas directamente en el sitio web o con las organizaciones nacionales de normalización.

Los requerimientos de instalación del equipo y el presupuesto del que se disponga también son factores de relevancia al momento de tomar una decisión, y en todo caso se deben respetar los requerimientos del equipo, pues de estos depende que opere correctamente, así como la validez de la garantía si se llega a presentar alguna falla. Es necesario de igual modo que una vez seleccionado el equipo se verifique que el proveedor lo entregue con toda la documentación, así como el manual de uso impreso y que pueda proporcionar, en caso de necesitarlo, una versión electrónica. Para finalizar, cabe mencionar que este manual debe leerse antes de poner en marcha el equipo para reducir riesgos por mal uso del mismo.

Si buscan un generador de oxígeno de la más alta calidad, los invitamos a visitar el catálogo de Inogen One en el que encontrarán equipos portátiles y fijos para uso en el hogar. En caso de que tengan alguna duda o requieran asesoría en la elección del equipo que se adapte mejor a sus necesidades, no duden en ponerse en contacto con nosotros, con gusto los atenderemos.

Publicaciones recientes

Deja un comentario

0
WhatsApp