In Concentrador de oxigeno, Concentrador de oxigeno portatil, Generador de oxigeno

Un concentrador de oxígeno es la mejor opción para el suministro de oxígeno suplementario en aquellas situaciones que pueden generar hipoxia aguda, la cual es uno de los riesgos principales en pacientes con enfermedades respiratorias. Existen diferentes tipos de hipoxia y la tisular es la más común, la cual por lo regular se asocia con deficiencias respiratorias ocasionadas por padecimientos como atelectasia, asma, neumonía, neumonitis intersticial, EPOC, tromboembolismo, fístulas arteriovenosas y mal de altura, los que también requieren de un tratamiento médico especializado que en algunos casos incluye el uso de fármacos o terapias físicas.

La hipoxia tisular también llega a presentarse en personas con anemia, en estados hipermetabólicos, hipotensión, hemoglobinopatías e intoxicación por cianuro, en intoxicación por monóxido de carbono, fallos cardíacos y shock hipovolémico. En todos estos casos es necesario suministrar oxigenoterapia, es decir oxígeno suplementario con un equipo especial.

Los equipos de generación de oxígeno de tipo portátil son los más recomendados por su facilidad de uso y de transportación, que permiten a quienes tienen riesgos de presentar una deficiencia respiratoria siempre disponer de oxígeno de emergencia. Esto es fundamental en personas con padecimientos respiratorios para que logren conservar su autonomía y no se vean en la necesidad de interrumpir sus actividades cotidianas a causa de su enfermedad.

A pesar de que un concentrador de oxígeno portátil es muy fácil de usar en comparación con los de uso hospitalario, se deben conocer las características del modelo empleado y su modo de funcionamiento, así se podrán ajustar las configuraciones conforme lo necesario. Aquí cabe mencionar que en todo caso se deben seguir las indicaciones médicas para el uso de estos equipos para evitar los riesgos derivados de un mal suministro de oxígeno.

Para las personas que pasan más tiempo en el hogar, un concentrador estacionario podría ser mejor opción y hay varios factores que diferencian estos de los portátiles. Los concentradores estacionarios suelen pesar menos 30 kg y disponen de ruedas para facilitar su traslado- El consumo de energía que presentan se encuentra entre los 280 y los 600 W según el modelo y tienen una capacidad de producción de oxígeno de 10 l/m, ofreciendo posibilidades de configuración de 0,1 l/m. Mientras tanto, los generadores portátiles son mucho más ligeros, y aunque tienen una capacidad de concentración de oxígeno menor en comparación con los estacionarios, es suficiente para satisfacer los requerimientos médicos. Por lo general el nivel de producción de oxígeno máximo de los modelos portátiles es de 3 l/m o menor, y también cuentan con flujómetro. En cuanto a consumo de energía, los equipos portátiles consumen entre 40 y los 130 W e integran baterías e incluso pueden tener modos de funcionamiento especiales, como el de presión negativa para que únicamente generen oxígeno durante la inspiración.

Les recordamos que en Sistema Inogen One contamos con equipos especiales para el suministro de oxígeno suplementario de la más alta calidad. Los invitamos a conocer los modelos que ponemos a su alcance en nuestro catálogo y a contactarnos para solicitar asesoría en la elección de un generador de oxígeno, con gusto los atenderemos.

Recent Posts

Leave a Comment

0