In Concentrador de oxigeno, Generador de oxigeno, Inogen

El oxígeno es uno de los bienes más preciados que tenemos porque es de vital importancia para que nuestro cuerpo funcione de manera correcta. El generador de oxígeno se ha convertido en el elemento indispensable de muchos individuos. El gas se puede encontrar fácilmente en el aire que respiramos normalmente, y la respiración es una función tan básica que apenas nos damos cuenta de que, para algunas personas, los problemas respiratorios pueden hacer que esta función no sea tan natural.

Algunas enfermedades que causan insuficiencia respiratoria pueden hacer que la cantidad de oxígeno en el aire sea insuficiente para muchos individuos, especialmente en estos tiempos de pandemia. Por ello, es necesario complementar la respiración con un concentrador de oxígeno: un dispositivo que tiene oxígeno concentrado y que, tras filtrar posibles virus y bacterias y nitrógeno, suministra el gas al paciente para que pueda recibir aire puro.

Pero ¿cómo saber cuándo se necesita usar el concentrador de oxígeno? ¿Cuándo es realmente apropiado utilizar este tipo de dispositivo? Aquí hemos recopilado información que puede ayudar a comprender cómo y por qué un concentrador de oxígeno se vuelve realmente necesario para mejorar la calidad de vida y disfrutar de aire limpio cuando los niveles de oxigenación son bajos.

Deterioro de la calidad del aire

En los últimos años, es bien conocido que la calidad del aire a causa de la contaminación se ha reducido considerablemente. Esto ha llevado a que aumenten cada vez más los problemas respiratorios o se agudicen dichas dolencias. Según algunos datos e informes de la OMS, se puede observar como la polución está directamente relacionada con alrededor de siete millones anualmente a nivel mundial.

La situación se vuelve aún más preocupante cuando la persona tiene algún problema respiratorio. El oxígeno es de vital importancia para que el cuerpo pueda desempeñarse correctamente, porque de este depende que los órganos principales funcionen de manera óptima como el corazón, cerebro, pulmones, bronquios, músculos, entre otros.

Esto permite inferir que cuando hay un problema respiratorio, alguna ausencia de oxígeno; incluyendo la apnea del sueño, el organismo se descompensa y corre el riesgo de ahogo.

El cuerpo hace uso del 90% de energía que proviene del oxígeno y solo el 10% lo emplea de los alimentos que consume a lo largo del día. El oxígeno es fundamental porque permite la producción de radicales libres, antioxidantes, el fortalecimiento del sistema nervioso e inmunológico, capacidad de una buena concentración, memoria. Además es indispensable para prevenir dolores y enfermedades como la migraña, cansancio extremo y estrés.

Importancia de la terapia respiratoria

En la actualidad, la mayoría de pacientes que reciben un diagnóstico de insuficiencia respiratoria, necesitan de terapia respiratoria como parte del tratamiento para reducir los efectos negativos de estas afecciones. Este tipo de terapia ayuda en gran manera a los pacientes a detener la evolución de la patología de forma inmediata.

Sin embargo, las insuficiencias respiratorias crónicas son enfermedades degenerativas que requieren una fuerte acción de contraste para evitar que el paciente se deteriore rápidamente en unos pocos años.

De igual manera, es importante resaltar que la terapia respiratoria es un tratamiento completo que busca mejorar la salud y calidad de vida del paciente para que pueda llevar a cabo sus actividades cotidianas sin sentir esa fatiga excesiva o tener que estar acostado en cama todo el tiempo. Muchos pacientes que han pasado por un proceso hospitalario por alguna infección o enfermedad respiratoria, requieren de una serie de entrenamientos y ejercicios que le ayudarán a recuperar la movilidad y a respirar.

Rehabilitación respiratoria

Una vez las personas han concluido los tratamientos primarios para algún problema respiratorio; son enviados a casa con terapia respiratoria. En los casos de aquellos pacientes que sufren de EPOC, la terapia respiratoria es prolongada por lo que puede extender años. Por eso el generador de oxígeno es el dispositivo que les ayuda a respirar mejor y a detener el avance de la enfermedad junto a otros tratamientos que ayudan en el proceso de recuperación o impedir que avance más:

  • Entrenamiento de resistencia: se basa en caminar o usar la bicicleta terapéutica como entrenamiento muscular.
  • Entrenamiento por intervalos: este modo de ejercicio involucra periodos de descanso intercalados con ejercicios de alta intensidad.
  • Entrenamiento de fuerza: se caracteriza porque incluye actividades para fortalecer los músculos; especialmente en aquellos pacientes que perdieron masa y fuerza muscular.
  • Entrenamiento de las extremidades superiores: se llevan a cabo entrenamientos que permitan fortalecer las articulaciones.
  • Estimulación eléctrica neuromuscular: tiene como propósito principal fortalecer los músculos de las piernas para mejorar la fuerza y capacidad de ejercicio mediante impulsos eléctricos.
  • Entrenamiento de los músculos involucrados en la respiración: este entrenamiento es de suma importancia porque busca fortalecer los músculos respiratorios para que las personas puedan volver a respirar por sus medios.

Generador de oxígeno: dispositivo indispensable

En primer lugar, es necesario comprender qué es exactamente este dispositivo. Un concentrador de oxígeno no es más que un equipo que concentra oxígeno, filtran las posibles impurezas presentes en el aire como virus y bacterias y proporciona el complemento de oxígeno necesario al paciente. Actualmente, existen en el mercado varios modelos de concentradores de oxígeno, cada uno de los cuales satisface diferentes necesidades como la marga Inogen que se distingue por ser líder en el sector.

¿Necesito este dispositivo?

El concentrador de oxígeno es necesario para personas que tienen algún tipo de deficiencia o capacidad de respuesta insuficiente que hace que el cuerpo reciba menos del 88% de oxigenación recomendado para que el cuerpo funcione correctamente. Algunas enfermedades favorecen la insuficiencia de O2, como la EPOC, la fibrosis pulmonar, la displasia broncopulmonar, entre otras.

Para saber si el paciente realmente necesita suplementos de oxígeno, se recomienda que la persona se someta a un examen llamado polisomnografía, que mide los niveles de oxígeno del cuerpo durante el sueño. Este examen generalmente se realiza con el uso de CPAP. Es que, aunque los niveles de oxígeno del paciente se mantengan por debajo de los recomendados, es necesario utilizar un concentrador.

El concentrador lo prescribe el médico y los niveles de oxígeno se ajustan en el propio dispositivo. La cantidad recomendada de oxígeno para cada paciente se mide mediante un examen llamado análisis de gases en sangre arterial o incluso mediante un oxímetro de pulso que en cuestión de segundos indicará los parámetros de la persona y los normales que se deben tener para una respiración correcta.

¿Cómo funciona este dispositivo?

Un generador de oxígeno funciona filtrando el aire del entorno y proporcionando al paciente solo oxígeno puro. El aire ingresa al dispositivo y pasa a través de un filtro que descarta partículas, bacterias y virus. Después de este paso, el aire filtrado pasa por un compresor rotatorio y luego por un filtro de zeolita, donde se absorbe el nitrógeno. Esta funcionalidad es perfecta para que la persona pueda recibir asistencia respiratoria de forma limpia.

El aire que respiramos, vale la pena recordarlo, está compuesto por un 79% de nitrógeno, pero solo se absorbe oxígeno. El oxígeno restante en el aire se almacena en un depósito y luego pasa a un medidor de flujo, que permite controlar la cantidad que se suministra al paciente. Cabe recordar que la cantidad requerida para cada paciente diariamente la determina el médico, mediante exámenes específicos.

¿Cómo elegir el dispositivo adecuado?

Actualmente existen varios tipos de concentradores de oxígeno en el mercado. La elección del mejor dispositivo depende de las necesidades de cada paciente y de cuántos litros de oxígeno se necesitan por minuto. Para las personas que necesitan una terapia de bajo flujo de oxígeno, existen concentradores que proporcionan hasta cinco litros de oxígeno por minuto, como es el caso de Inogen One G3.

Este equipo suministra oxígeno a través del aire ambiente y tiene un bajo consumo de energía. El paciente puede conocer cómo está el nivel de oxígeno dentro del dispositivo a través de un indicador que mediante dispositivos de luz y sonido, el usuario puede saber si el dispositivo tiene o no un nivel de oxígeno considerado perfecto. Además es altamente ligero con una batería de larga duración porque puede durar 9 horas funcionando.

Otra opción son los concentradores de oxígeno portátiles que tienen un alto estándar y aún son livianos y aptos para personas que necesitan este tipo de terapia, pero quieren seguir teniendo una rutina normal, salir, viajar, sin tener que preocuparse por llevar equipos tan pesados que les impiden moverse con tranquilidad o los limitan en gran manera. Por lo que las personas que usan equipos convencionales no se sienten cómodas de llevar una vida normal por los impedimentos de estos; pero sí de usar equipos innovadores.

El generador de oxígeno es el dispositivo innovador que le permite complementar la terapia respiratoria para que pueda tener una recuperación óptima y disfrutar de una calidad de vida y salud a donde quiera que vaya, porque podrá llevárselo con usted para que no deje de vivir, mientras cuida de usted. Para adquirir el suyo, puede seguir visitando el sitio web o llamarnos al (55) 5602 6944.

Recent Posts

Leave a Comment

0